El mercado nacional o interior europeo

El mercado nacional o interior común de la UE es uno de los principales motores de la cohesión europea. Basada en los cuatro pilares de la libre circulación, permite la circulación de bienes, servicios, capitales y personas entre los Estados miembros.

Como uno de los mayores mercados únicos del mundo sin aranceles entre los países miembros, el mercado nacional o interior europeo facilita la vida de más de 450 millones de consumidores europeos y el comercio entre las empresas, incluidos unos 22 millones de PYME. También estimula el crecimiento, fomenta la innovación y crea empleo.

El mercado único también convierte a la UE en un socio comercial más importante en un mundo en el que los países europeos por separado tienen dificultades para competir con países con economías del tamaño de un continente, como Estados Unidos y China.

Índice

    El origen del mercado interior: el carbón y el acero

    A finales de marzo de 1957, las seis naciones europeas de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) firmaron en Roma, Italia, un tratado por el que se originaba la Comunidad Económica Europea (CEE).

    Creada en 1952, tras las dos guerras mundiales, la CECA puede considerarse el verdadero inicio del mercado nacional o interior europeo. La idea subyacente era que si la producción alemana y francesa de dos productos tan relevantes para las actividades bélicas -el carbón y el acero- era controlada por una sola autoridad, se evitaría la aparición de nuevos conflictos en Europa.

    Esta idea, cuidadosamente elaborada por el estadista francés proeuropeo Jean Monnet, fue propuesta por el gobierno francés; Italia, los Países Bajos, Alemania Occidental, Bélgica y Luxemburgo la suscribieron. De esta cooperación inicial en materia de carbón y acero, surgió la CEE cinco años después.

    Mercado nacional o interior

    Willem Drees en la Conferencia de París de 1957

    Los líderes europeos se reúnen en París en febrero de 1957 para acordar el mercado único. En las décadas siguientes, la CEE se convirtió en el mercado interior que conocemos hoy.

    Hoy, tras la reciente retirada del Reino Unido de la UE, está abierto a los 27 Estados miembros de la UE. Varios otros acuerdos, incluido el del Espacio Económico Europeo (EEE), también dan a Suiza, Islandia, Liechtenstein y Noruega diferentes niveles de acceso al mercado interior (durante el periodo de transición del Brexit, hasta finales de 2020, el Reino Unido sigue participando en el mercado interior).

    Otros hitos importantes:

    • Tratados de Roma, 1957
    • Una fusión y más miembros
    • El Acta Única Europea, 1986
    • El Tratado de Maastricht, 1992
    • El euro

    El mercado común europeo no solo es un motor de la unidad europea, sino también un éxito económico.

    Los economistas calculan que, en 2015, el PIB per cápita en toda la UE fue, de media, un 1,7% mayor de lo que habría sido sin el mercado nacional o interior. Según un estudio reciente, los ingresos de los ciudadanos en el mercado nacional o interior aumentan una media de unos 840 euros per cápita al año.

    El mercado nacional o interior europeo asciende a 3 billones de euros

    El mercado nacional o interior también ha impulsado los negocios en la Unión Europea. El valor del comercio interior ha pasado de 800.000 millones de euros en 1994 a más de 3 billones en 2015. En la actualidad, cerca de dos tercios del comercio realizado por los Estados miembros de la UE tiene lugar dentro de su propio mercado interior.

    Según los economistas, gracias al mercado nacional o interior se han creado 3,6 millones de puestos de trabajo adicionales en la UE. Y gracias a la libre circulación de personas, más de 14 millones de europeos en edad de trabajar -el 3,3% de la población de la UE- viven y trabajan ahora en países distintos del suyo.

    • Libre circulación de mercancías: carga de contenedores en el puerto Westhafen de Ratisbona
    • Libre circulación de mercancías: carga de contenedores en el puerto Westhafen de Ratisbona © imageBROKER

    La competencia entre empresas a escala europea es también un aspecto importante del mercado nacional o interior. El fomento de la competencia entre empresas conduce a una mejor calidad, precios más bajos, más opciones para los consumidores y más innovación. La innovación es una de las razones por las que las empresas europeas son más competitivas a nivel internacional.

    El éxito del mercado nacional o interior se debe también a los acuerdos comerciales que la UE, que tiene más poder de negociación como mercado único, ha firmado con otras naciones comerciales de fuera de la UE.

    mercado nacional o interior

    Necesidad de adaptación

    Europa se enfrenta actualmente a muchos retos, como la pandemia mundial de Covid-19, la salida del Reino Unido de la UE y los cambios sociales, culturales y políticos que ha traído consigo la nueva era digital.

    El Reino Unido dejó oficialmente la UE el 31 de enero de 2020. Sin embargo, debido al establecimiento de una fase de transición, nada ha cambiado directamente para los ciudadanos y empresas del Reino Unido o de la UE.

    Es probable que esto cambie a partir de principios del próximo año. El Reino Unido no ha solicitado una prórroga de la fase transitoria, por lo que dejará de formar parte del mercado interior de la UE a partir del 1 de enero de 2021.

    Aunque la UE quiere seguir manteniendo una estrecha relación comercial con el Reino Unido y se están llevando a cabo negociaciones para conseguirlo, los países miembros también se están preparando para la inminente salida de sus socios comerciales británicos del mercado nacional o interior.

    Los gobiernos europeos han publicado información sobre cuestiones como las formalidades aduaneras, la certificación de productos, los servicios transfronterizos y los requisitos de protección de datos para garantizar que las empresas europeas estén bien preparadas a principios del próximo año, sea cual sea el resultado de las negociaciones en curso.

    Las propuestas, los tratados y los planes de acción pasados y actuales demuestran que el mercado nacional o interior europeo está en constante necesidad de adaptación y mejora.

    En la actualidad, los responsables políticos y de la toma de decisiones trabajan en estrategias para afrontar los retos del siglo XXI.  Como la transformación digital y la transición ecológica y energética, con proyectos como la Estrategia del Mercado Único Digital, el Plan de Acción de la Unión de Mercados de Capitales y la Unión de la Energía.

    Una mejor distribución de los recursos energéticos en el continente, las normas de propiedad intelectual, los servicios financieros, los procesos de contratación pública y la normalización son puntos clave en estos intentos.

    En cuanto al mercado único digital

    La inteligencia artificial, las telecomunicaciones, la economía colaborativa y las start-ups son temas que deben abordarse a nivel europeo. Además, no hay que olvidar que la transformación digital tiene el potencial de remodelar muchas otras industrias, desde la fabricación hasta la banca, desde el comercio minorista hasta las nuevas tecnologías climáticas.

    Al mismo tiempo, hay que evitar el exceso de regulación, ya que podría ahogar la innovación. Hay que garantizar la seguridad y soberanía de los datos y la competencia leal para todos los ciudadanos y empresas de la UE.

    mercado nacional o interior

    Los Estados miembros de la UE a reactivar sus economías

    Pero quizás lo más importante en este momento es que el mercado nacional o interior europeo desempeñará un papel especialmente importante para ayudar a todos los Estados miembros de la UE a reactivar sus economías frente a la pandemia.

    La Presidencia alemana del Consejo de la UE se centrará en garantizar el pleno funcionamiento del mercado nacional o interior. Levantando lo antes posible las restricciones a la movilidad transfronteriza que se han impuesto como consecuencia de la crisis. Así como en desarrollar mecanismos para que el mercado interior sea más resistente en tiempos de crisis.

    Por ejemplo, explorando las posibilidades de optimizar la contratación pública y su marco jurídico para poder reaccionar rápidamente ante futuras emergencias.

    En junio de 2020, políticos franceses y alemanes celebran la reapertura de las fronteras entre sus dos países en el Puente de la Amistad que cruza el río Sarre y une Alemania y Francia

    Tras la reapertura en junio de las fronteras europeas que habían sido cerradas a causa de la pandemia, políticos franceses y alemanes se reunieron para celebrar el acontecimiento en el Puente de la Amistad. Un puente peatonal que cruza el Sarre y une a los dos países France-Bleu Lorraine Nord

    La UE también debe ser más cautelosa con las fuerzas externas, por ejemplo, vigilando las empresas europeas que podrían ser absorbidas por la pandemia y luchando contra las distorsiones del mercado causadas por empresas controladas o subvencionadas por Estados extranjeros.

    El mercado nacional o interior contribuye a una Europa más competitiva e innovadora

    Además, el fomento de otros aspectos del mercado interior que ya contribuyen a una Europa más competitiva e innovadora. Como las cadenas de suministro internas, los mercados abiertos basados en normas internacionales, el desarrollo equilibrado de las regiones de la UE y una base industrial fuerte, debe continuar para garantizar la recuperación de la UE de la crisis.

    Muchos de los logros y normas de la Unión Europea solo pueden entenderse si se observa la larga historia de esta institución llamada mercado nacional o interior.

    Al mismo tiempo, miramos al futuro de la Unión Europea preguntándonos cómo se desarrollarán estos ámbitos políticos en el futuro.

     

    Te puede interesar leer ¿Cuál es la curva de la oferta Aquí

    Subir