¿Qué es el libre mercado?

A través de la historia, se han dado momentos diferentes de entender la economía y los modelos económicos. Uno de los patrones económicos más conocidos es la economía de libre mercado. Que tiene su origen en el año 1776, con la obra de Adam Smith llamada “La Riqueza de las Naciones”.

Continúa después de la publicidad...

En esta obra, su autor afirma que el mercado se autorregula, lo que permite conseguir, el tan anhelado bienestar pleno de la sociedad Pero al final ¿Qué es el libre mercado? Y sus implicaciones. Sigue leyendo y te enterarás de tan interesante tema.

Definición de libre mercado

Se conoce como libre mercado, a un sistema, en el que los precios de bienes y servicios, se fijan libremente. Para ello se toma en cuenta, las interacciones presentes entre los ofertantes y los demandantes. Sin que ningún ente Gubernamental del Estado u otro agente externo, intervengan en los precios.

Continúa después de la publicidad...

La economía de libre mercado no es más que aquella donde la intervención del estado no existe, estando este tipo de mercados administrados por la Ley de Oferta y Demanda.

Por eso, en esta ley de la oferta y la demanda, el precio de estos bienes y servicios irá en aumento cuando la demanda sea mayor que la oferta y por el contrario será menor cuando la demanda sea menor que la oferta.

Continúa después de la publicidad...

El estado y su intervención en el libre mercado

En el caso de que no haya intervención por parte del Estado o Gobierno. Los agentes económicos, los productores y los demandantes o consumidores podrán tener su interacción de una manera totalmente libre.

De esta manera, los interesados tendrán la libertad total de escoger los productos o servicios que deseen obtener. En tanto que los productores, tendrán absoluta autonomía para escoger los componentes productivos.

No obstante, no se debe olvidar que las economías de libre mercado antepone una serie de condiciones económicas esenciales. Que han de darse  para que sea posible el no intervencionismo del Estado.

Características de una economía de libre mercado

Una economía de libre mercado tiene características que la hacen diferente. Entre estas se encuentran las siguientes:

  • Mínima intervención del Estado. En este caso el Gobierno no regulara el mercado. No fijara ningún precio ni promulgara leyes que limiten la intervención de los agentes económicos en el mercado.
  • Entes o agentes económicos, los consumidores y los que producen los bienes y servicios. Fijaran relación en el mercado con total libertad.
  • Los productores pondrán el precio al que venderán los servicios y productos que propongan.
  • Los compradores podrán elegir el bien o producto a comprar. Cuándo hacerlo, a quien y bajo qué condiciones. Para ello toman en cuenta que oferta se dispone, las necesidades y sus preferencias.

libre mercado

El libre mercado: aspectos positivos y negativos

Las economías de libre mercado poseen sus aspectos positivos, pero además inconvenientes que siempre se deben tomar en cuenta, entre las más importantes se encuentran:

Aspectos positivos

Son los necesarios para la satisfacción  de la demanda y las necesidades de los consumidores, el precio y la cantidad de bienes y productos. Debido a esto, sé dará un mejor aprovechamiento de los recursos.

Es mucho más competidor el mercado, dando y favoreciendo la libre competencia. Esto indica que si un productor quiere salir adelante en el mercado, deberá para esto, ofrecer el mejor producto que tenga a precios que sean competitivos.

Los consumidores tienen un poder fuerte en el libre mercado, esto porque son los que eligen dónde, qué y a quién realizar la compra. Este tipo de economías conllevan a la creatividad, el aumento de la eficiencia, el emprendimiento y la innovación.

Aspectos negativos

Este tipo de economías muchas veces da lugar a importantes desigualdades. Entre el nivel general de vida y los ingresos de las personas.

El libre mercado presenta fallos, cuando las condiciones económicas esenciales no funcionan para permitir su aplicación. Esto puede traer un aumento sustancial de las diferencias entre los distintos estratos sociales. Entre aquellos que tienen un mayor poder económico y aquellos con menores posibilidades, es decir, extienden la llamada brecha entre ricos y pobres.

Para poder controlar el mercado a través de los monopolios o carteles, las empresas pueden hacer uso de su poder o posición.

¿Es posible una economía de libre mercado?

Como sucede en muchos modelos económicos, no es perfecto el libre mercado y puede desencadenar ciertos problemas de gran tamaño.

Uno de los aspectos que este sistema económico toma en cuenta, es que para un buen funcionamiento. Se necesita de manera fundamental que el mercado este junto a la competencia perfecta.

Dicho de otra manera, que exista una gran cantidad de productores así como igual número de consumidores. Tampoco deben existir monopolios, así como la garantía de la libre competencia. Que exista una libertad absoluta para entrar y salir del mercado, tanto como consumidor, como productor.

Este tipo de condiciones especiales y esenciales, resultan muy difíciles de encontrar. Ya que existen muchas anomalías en la información, choques en la libre competencia o prácticas. Que no son éticas en cuanto a la competencia en sí.

Por esto, la intervención del estado, aunque sea menor. Representa un hecho de vital importancia, para acabar con las prácticas ilícitas. Y aquellas desigualdades que presenta en cualquier momento el mercado.

Economías de libre mercado: Ejemplos

Para regular la productividad y el trabajo, el gobierno central se concentra en aplicar regulaciones. Esto lo logra a través de la ley de oferta y la demanda, dentro de la economía de libre mercado.

La economía capitalista presenta una disposición hacia el libre mercado. Este interés se refleja en el beneficio que obtiene, a través del impulso de todo el comercio. Esta presión la logran al empujar el trabajo efectivo de las empresas. Y así evitar, la pérdida de participación en el mercado junto a la competencia.

El libre mercado y las tendencias políticas

Las economías que imponen, están marcadas por tendencias socialistas y comunistas. En estos sistemas, el Estado es el que se encarga de manejar y de controlar la producción y la distribución de la riqueza. Además, de colocar los precios de los bienes y de los servicios y un punto muy importante, los salarios recibidos por los empleados.

El sistema capitalista en la economía favorece a las empresas en establecer ellas mismas los precios. Y los trabajadores se encargan de negociar los salarios, aunque el gobierno establece algunos parámetros. Tales como el salario mínimo y las leyes antimonopolios que deben seguirse.

Libre mercado y la economía mundial

Hong Kong se clasifica con una de las tasas más altas del mundo, con un 89.8 %. Esto se demuestra en el Índice de Libertad Económica 2017, con sus tasas impositivas bajas, sus regulaciones mínimas para las empresas y un sistema capitalista altísimo.

Singapur es el segundo país con un 88.6%. Es un país que no impone aranceles  y poquísimas restricciones a los inversionistas. Lo que si presenta es un fuerte derecho a la propiedad privada.

Australia, tiene un 81.0%, tercero en la lista. Ofrece derecho a la propiedad privada y aranceles en un porcentaje bajo. El gobierno ofrece a las empresas flexibilidad y ninguna restricción a las regulaciones excesivas o procedimientos de licencia.

Estados Unidos tiene un 75.1% económicamente libre a partir del 2017, tiene los mercados financieros más avanzados del mundo. Si bien algunas industrias de este país generan más reconocimiento gubernamental que otras.  Las empresas privadas, más que el gobierno, controlan casi todos los sectores. Además, que es un país que practica el libre mercado, con gran auge en el mundo.

Te puede interesar leer ¿Qué es la economía de mercado?