3 lecciones de emprendimiento del coyote

El emprendedor debe atreverse a crear nuevas ideas sin importar que tan disparatadas sean para la idea de emprendimiento.

¿Recuerdas de niño aquel dibujo animado de las peripecias del coyote que ideaba una serie de planes con el objetivo de capturar a un correcaminos y comérselo? ¿Alguna vez pensaste que ese personaje podría ofrecer lecciones de emprendimiento para los empresarios de hoy?

En este sentido, a diferencia de muchos empresarios que buscan conseguir resultados a corto plazo en la idea de emprendimiento, es necesario que el emprendedor sea perseverante con su meta.

Por ello mostramos las 3 lecciones de innovación que nos enseña el Coyote.

Lecciones de emprendimiento del Coyote

1.- Creatividad

Si tratamos de llevarlo a la actividad profesional, la conclusión es que todos debemos estar enfocados a ser creativos, evitando ideas preconcebidas y la conocida frase que “siempre se ha hecho así”. Por ello el emprendedor debe atreverse a crear nuevas ideas sin importar que tan disparatadas sean para la idea de emprendimiento!

2.Hambre

Nadie duda que el principal motivo del Coyote es saciar su hambre por lo que siempre está tratando de atrapar a su presa en cada episodio. Ese hambre hace que no le importe intentar nuevos planteamientos o trampas arriesgadas para tener mejores resultados.

En las empresas sucede algo similar: cuanto uno más tiempo lleva metido en la zona de confort, cómodos y bien “alimentados”, es menor el incentivo para arriesgarse a probar nuevas ideas lo que conduce a una gradual pérdida de creatividad. No hay nada mejor que el hambre para agudizar el ingenio de los empresarios.

3.- Foco

Si hay algo que el Coyote tiene claro es su objetivo que, muchas veces complicado y en movimiento, nadie duda de sus prioridades: vive para atrapar al Correcaminos, sin que le distraigan otras tareas que, aunque interesantes, no son parte de su objetivo.

De forma similar, en las empresas se tiende a establecer muchos objetivos con importancias relativas lo que redunda a una desorganización organizacional, así como en equipos persiguiendo los objetivos que cree son más fáciles de alcanzar.

Si toda la empresa tiene una misma meta, nada la podrá parar.

Fuente: emprendedores